Elimina el Acné

Luce un rostro limpio libre de manchas y espinillas.

Los jóvenes lo conocen bien: puntos negros, granos, cicatrices… antiestéticos síntomas que llegan a producir inseguridad.

¿Qué es el acné?

El acné es una alteración de naturaleza inflamatoria que afecta a la glándula pilosebácea y de forma más acusada en la cara, cuello, escote y espalda.

La glándula produce más sebo del habitual y acaba taponando  los conductos de salida al exterior, formando tapones que inflaman e infectan la estructura pilosebácea. El germen responsable de esta infección es el Propinebacterium Acnes.

¿ Por qué surge el acné?

El inicio es multifactorial, principalmente endocrino, pero también influye el sistema inmune y  el estrés. Los factores más importantes que predisponen al acné son:

  • La herencia: el tamaño y la actividad de las glándulas sebáceas es hereditario.
  • Exceso de sebo:  hay exceso de sebo, incluso en aquellas personas que tienen la piel deshidratada. Ciertos tratamientos resecan la piel y esta se defiende aumentando la producción de grasa y, por tanto, los granos.
  • Presencia de bacterias:  el propinebacterium acnes  es la bacteria que infecta los folículos y produce los granos. También puede producirse por infección de hongos y ácaros.
  • Hormonas:  los andrógenos aumentan la producción de sebo.
  • Aumento de las capas superficiales de la piel: las células muertas se acumulan y bloquean la salida de las glándulas.

No existe un tratamiento definitivo del acné. Se trata de combatir los síntomas y prevenir las lesiones residuales. Esto hace que los tratamientos sean más o menos largos. Las medidas generales en casa son fundamentales para un buen resultado y control.