Stop Mejillas Rojas

Cuperosis

Tratamiento y prevención de este enrojecimiento facial permanente que plantea un problema estético a quien lo padece.

Los tradicionales cuentos infantiles tienen como protagonistas bonitas niñas de mejillas sonrosadas, pero las historias acaban antes de que crezcan y descubran que sus coloretes no reflejan tanta salud como se les atribuye.

Es un enrojecimiento facial permanente que plantea un problema estético a quien lo padece.

Se debe a una alteración de la circulación sanguínea periférica, que dilata los vasos de la piel, haciéndose estos visibles en la superficie cutánea.

Estas dilataciones vasculares suelen aparecer a partir de los 30 años y se manifiestan sobre todo en las mejillas y la nariz. Pueden aparecer en todo tipo de pieles pero se hacen más evidente en pieles finas y claras. Afecta tanto a hombres como a mujeres.

¿ Cuál es el origen de la cuperosis?

aunque su etiología es desconocida, son múltiples los factores que pueden ser desencadenantes de estas dilataciones vasculares:

  • exposición solar.
  • corticoides.
  • tabaco.
  • cambios hormonales.
  • predisposición genética.

Además de un problema estético puede plantear un problema social, pues se asocia injustamente con otras patologías, como el consumo excesivo de alcohol.

¿Cómo tratar la cuperosis?

La prevención es lo más importante: aconsejamos evitar los posibles factores desencadenantes y contar siempre con una buena protección solar.

En su tratamiento, el láser y la luz pulsada han representado un gran avance y hoy en día son el tratamiento de elección.

Estos sistemas producen un calentamiento de los vasos sanguíneos hasta coagularlos. Se produce un cambio de coloración y finalmente desaparecen.

Los resultados son excelentes y los efectos secundarios mínimos.