Luce un Rostro Sin Arrugas

Nada mejor que una mirada despejada, lucir un rostro descansado y sin que se note el tratamiento.

BOTOX: Toxina botulínica tipo A

Las primeras líneas aparecen a los 25 años, pero es a partir de los 30 cuando hacen acto de presencia las ” patas de gallo”

Para conseguir relajar los músculos de la mímica se utiliza inyecciones intramusculares de Toxina Botuínica tipo A. Se trata de una proteína que actúa de forma local relajando el músculo tratado de forma temporal.

 

Se trata de un tratamiento médico seguro, autorizado por la Agencia Española del Medicamento. Se necesita cumplir unos requisitos estrictos para estar autorizado a usar Botox:

  • El médico debe estar en posesión de  autorización de la Consejería de Sanidad de su Comunidad Autónoma, para poder utilizar este tratamiento.
  • La consejería designa al médico un depósito de farmacia, consiguiendo así que su uso sea siempre en el centro autorizado.
  • La persona debe firmar un consentimiento informado muy detallado.